Estrés laboral

¿Qué nos causa estrés y cómo nos afecta?

Las causas del estrés son multifactoriales y sus efectos se producen de manera diferente en cada persona.

Algunos factores estresantes personales pueden ser: la muerte de un cónyuge o de algún miembro de la familia, un divorcio o separación matrimonial, una enfermedad personal. Así como, el cambio en el estado de salud de un miembro de la familia, las discusiones familiares, un embarazo o la incorporación de un miembro a la familia, las reconciliaciones, problemas sexuales, los cambios de situación económica, hipotecas, los problemas legales, la marcha del hogar de un hijo, la muerte de un ser querido, todas estas situaciones son estresantes.

Los cambios en las condiciones de vida y hábitos personales pueden causar estrés, como por ejemplo cambios de trabajo, residencia o escuela, cambios en las actividades habituales, cambio en los hábitos de sueño y en los patrones de alimentación (dietas por ej.) el ocio e incluso los logros personales, las vacaciones y las fiestas pueden ser estresantes.

Además de los factores estresantes personales antes mencionados, existen muchos factores estresantes en el trabajo. Así como factores medio ambientales que nos resultan molestos como el ruido, la contaminación o el mobiliario incómodo.

 Se han buscado distintas explicaciones a cómo se genera el estrés laboral y se ha visto que en general el estrés se produce como resultado de la deficiente interacción entre las demandas en el trabajo y el control que el trabajador ejerce sobre él.

El estrés laboral surge cuando las demandas del trabajo son altas y al mismo tiempo, la capacidad de control, de toma de decisiones es baja, pero igualmente son estresantes situaciones de: baja demanda y alto control, o de alta demanda y alto control y/o baja demanda y bajo control.

El apoyo social es un factor importante en la generación de estrés, de tal manera que un nivel bajo de apoyo social lo aumenta mientras que un nivel alto de apoyo social en el trabajo disminuye el efecto del estrés. El apoyo social es la ayuda que pueden dar los superiores y los compañeros de trabajo; cuando es adecuado puede amortiguar parte del estrés generado por la combinación de las altas exigencias laborales y el bajo control sobre el trabajo.

También el estrés laboral puede ser debido al desajuste entre las demandas del entorno y los recursos de los trabajadores para afrontarlas, es decir a la falta de ajuste entre las habilidades y capacidades de trabajador y las exigencias y demandas del trabajo que desempeña.

Incluso se ha observado que el estrés laboral se produce cuando el trabajador realiza un alto esfuerzo y recibe una baja recompensa y la baja recompensa está en función de tres tipos de recompensas fundamentales: dinero, estima, y control del estatus.

El estrés laboral se produce porque existe una falta de equilibrio entre el esfuerzo y la recompensa obtenida. Hay además un factor que cobra mucha importancia sobre todo en las mujeres, es el factor “doble presencia” por el que las mujeres, aparte de realizar su trabajo fuera de casa, suelen realizar y se responsabilizan de la mayor parte del trabajo familiar y doméstico. Esto puede conllevar a que las mujeres sean más propensas a sufrir estrés laboral que los hombres.

Los efectos del estrés pueden afectar al bienestar físico y psicológico del trabajador y pueden deteriorar el clima organizacional.

Las alteraciones físicas pueden ser consecuencia de la respuesta inadecuada del organismo ante los agentes estresantes y suelen manifestarse por: trastornos gastrointestinales, trastornos cardiovasculares, trastornos respiratorios, trastornos endocrinos, trastornos dermatológicos, trastornos musculares y alteraciones en el sistema inmune

Entre los efectos psicológicos negativos producidos por el estrés se encuentran: la preocupación excesiva, la incapacidad para tomar decisiones, la sensación de confusión, la incapacidad para concentrarse, la dificultad para mantener la atención, los sentimientos de falta de control, la sensación de desorientación, los frecuentes olvidos, los bloqueos mentales, la hipersensibilidad a las críticas, el mal humor, la mayor susceptibilidad a sufrir accidentes y el consumo de tóxicos.

El mantenimiento de estos efectos puede provocar el desarrollo de trastornos psicológicos asociados al estrés. Entre los más frecuentes están: los trastornos del sueño, los trastornos de ansiedad, las fobias, las drogodependencias, los trastornos sexuales, la depresión y otros trastornos afectivos, los trastornos de la alimentación, los trastornos de la personalidad y hasta llegar a desencadenar trastornos esquizofrénicos.

El estrés laboral como he venido describiendo, puede conducir a la enfermedad, al absentismo laboral, al aumento de los accidentes, a la incapacidad laboral, a crear un mal ambiente de trabajo a la ruptura de las relaciones humanas, a los juicios erróneos de la vida profesional y privada, al descenso de la productividad, el aumento de los cambios de puestos, a la disminución de la creatividad, al bajo rendimiento, a la agresividad en el trabajo y al empeoramiento de la calidad de vida y del bienestar.

Nuestro equipo de V-Medical, compuesto por especialistas en valoración de lesiones e incapacidades, con amplia experiencia en  los tribunales, está a su disposición para ayudarle en todo el proceso de valoración documental, exploración y realización del informe pericial médico para posteriormente solicitar a la compañía contraria la indemnización correspondiente por las lesiones. En caso de discrepancia con la compañía contraria, disponemos de un equipo jurídico que presentará la demanda civil correspondiente para hacer respetar sus derechos y recibir la compensación correspondiente.

Solicitar cita para valoración

Hable con nosotros para exponernos su caso y le ayudaremos en lo posible.

Menú
Abrir chat
¿Necesita ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?